martes, 23 de enero de 2018

La automedicación en el mundo

(AZprensa) La automedicación sigue creciendo en todo el mundo, impulsada entre otras causas por el número cada vez mayor de medicamentos que no financia la Sanidad pública. En este gráfico elaborado por la compañía Statista se puede ver la comparación de la automedicación en una serie de países; para ello han elegido cinco grandes grupos de productos (analgésicos, productos para el resfriado, para el estómago, para la piel y vitaminas). En conjunto, Estados Unidos lidera de forma destacada la automedicación en el año 2017 con un gasto por persona de 60,5 euros; España ocupa –por ejemplo- la quinta posición con un gasto de 31,20 euros.

Sin embargo, analizando en detalle los grupos considerados, resulta curioso comprobar cómo en España se consumen menos analgésicos que en Francia; o cómo Brasil supera a España en tratamientos para la piel; o cómo Japón lo hace en el sector de vitaminas.

En los últimos análisis del mercado realizados por la compañía IQVIA y por el Observatorio del Medicamento de FEFE, se refleja cómo los productos de Consumer Health (productos de autoconsumo para la salud y el bienestar de las personas como son los productos naturales y complementos alimenticios) van ganando cuota de mercado en las farmacias. Así, pues, la automedicación de medicamentos que no precisan receta y la venta de productos para el bienestar general, son la tabla de salvación a la que pueden agarrarse las farmacias para seguir siendo rentables.

Si están en la Tierra son pirámides, si están en Marte son montañas

(AZprensa) El 15 de agosto de 2012 diversos medios de comunicación (“El País” entre ellos) publicaban una curiosa noticia: el descubrimiento de unas nuevas pirámides en Egipto. Estas presuntas pirámides habían pasado desapercibidas hasta ahora al encontrarse completamente sepultadas por la arena, pero –gracias a las fotografías de los satélites- ha sido posible deducir su presencia. Están situadas a unos 12 Km. de la ciudad de Abu Sidhum y una de las principales autoras del hallazgo, Angela Micol, ha declarado que estas imágenes “hablan por sí mismas” y según esta experta “es obvio que ambos lugares pudieron acoger en su día unas pirámides”.

Sin embargo, lo que más llama la atención, es cómo unos razonamientos son aceptados fácilmente por la ciencia oficial para unas cosas, y esos mismos argumentos son puestos en duda para otras. Porque si se comparan las fotos aéreas de esta región de Egipto con las fotos aéreas de la región de Cydonia, se aprecia algo muy similar en ambas: estructuras piramidales y de fortalezas. Por consiguiente, si se aceptan los argumentos de estos expertos para lo que han detectado ahora en Egipto, también habría que aceptar lo que algunos estudiosos del tema como Graham Hancock revelaron hace unos años sobre nuestro planeta vecino.

lunes, 22 de enero de 2018

Los genéricos contraatacan para recuperar sus privilegios

(AZprensa) Para la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG) es un hecho preocupante que la evolución de las ventas de medicamentos genéricos en España se haya estancado, y no solo eso, sino que en el año 2017 han presentado una evolución negativa, lo que califican de “realmente inédito y preocupante”.

Recordemos que medicamento genérico significa copiar un medicamento original una vez ha expirado la patente del mismo y, al no tener que asumir los costes millonarios de su investigación y desarrollo, lo pueden poner a la venta a un precio irrisorio.

Según el ministerio de Sanidad, los genéricos ahorran entre 400 y 500 millones de euros al año a la sanidad pública, entendiendo como tal ahorro que en vez de recetar las marcas originales, recetan las copias con precio de saldo (incluso algunas Comunidades Autónomas hacen subastas a la baja para ver quién lo vende más barato).

Entonces, ¿por qué se han estancado sus ventas? Hagamos un breve repaso:

1.- El Real Decreto 9/2011, obligó a los médicos a recetar por principio activo y no por marca comercial como hasta entonces y a la hora de acudir a la farmacia esta debía dar el más barato, es decir, el genérico más barato. Los genéricos vieron abiertas las puertas del cielo.

2.- El Decreto 16/2012, modificó el anterior para discriminar positivamente a los genéricos: aunque la marca original bajase su precio a nivel de genérico, habría que dispensar siempre el genérico. Los genéricos llegaron al paraíso.

3.- Un disposición de la Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2016 (LPGE), consideró que esa discriminación era ilegal, ya que si se trataba de ahorrar, habría que dispensar el más barato, fuese genérico o marca original. Los genéricos perdieron, pues, sus privilegios y los laboratorios investigadores pudieron seguir vendiendo sus productos originales aunque fuese a precio de saldo, pero mejor era eso que nada.

Como esto ha conducido a la situación actual en que los genéricos ya no crecen, han contraatacado y parece ser que el ministerio de Sanidad prepara una estrategia nacional que favorezca a estos medicamentos, la cual incluiría, por ejemplo, dar más dinero a aquellas Comunidades Autónomas donde más genéricos se receten (recordemos que hay una gran desigualdad y mientras en unas Comunidades Autónomas los genéricos representan un 33 por ciento, en otras llegan hasta un 54 por ciento).

Será una forma indirecta de obligar a los médicos a que receten genéricos aunque cuesten lo mismo la marca original, ya que así se podrán beneficiar de ese premio económico. Pero resulta que si lo que se buscaba era el ahorro y tanto genéricos como marcas originales cuestan lo mismo ¿a cuento de qué viene dar dinero a los que receten más genéricos? Es otra forma indirecta de discriminación positiva a favor de los genéricos y no supone ningún ahorro –ya que ambos cuestan lo mismo- sino todo lo contrario, un gasto adicional para el ministerio que tendrá pagar a quienes más se inclinen por los genéricos.

Como se ve, los lobbies o grupos de influencia funcionan y ahora quienes defienden los genéricos tratan de recuperar su supremacía. Mientras tanto los pacientes siguen siendo los grandes olvidados, les darán copias en vez de productos originales aunque ambos cuesten lo mismo, y como el aumento en ventas de los genéricos llevará aparejada una paga extra a las Comunidades que se distingan en este aspecto, ese dinero –que no lo olvidemos, viene de los impuestos- saldrá del bolsillo de los ciudadanos.

Así nació Syngenta

(AZprensa) En este mundo de continuas fusiones, adquisiciones, escisiones, etc., es difícil rastrear los orígenes de muchas grandes compañías como –por ejemplo- Syngenta, compañía multinacional líder del sector agroquímico. Por ello ofrecemos aquí unos datos claves su nacimiento como tal:

En 1993 el grupo químico ICI anunció la escisión de sus negocios de biociencia (productos farmacéuticos, agroquímicos y especialidades químicas) en una operación que entonces rompió moldes en el mundo empresarial y culminó con éxito en un tiempo record. Años después, en enero del 2000 el grupo AstraZéneca volvió a sorprender con una nueva operación.

Se llevaba tiempo especulando con la posibilidad de que AstraZéneca se concentrase exclusivamente en el sector farmacéutico, lo que le llevaría a desprenderse de su negocio agroquímico. De hechos, unos meses atrás, ya se había desprendido de su división de especialidades químicas vendiéndola a dos grupos de inversores (Cinven e Invescorp) capaces de mantener la unidad y el futuro de ese negocio y que dio lugar al nacimiento del nuevo grupo Avecia.

Para los agroquímicos ya se había anunciado una estrategia similar y el director ejecutivo, Tom McKillop lo había dejado claro: “Seremos tan creativos y tan fuera de moldes como podamos”. El socio ideal se encontró en Novartis. Los accionistas de Novartis (que controlarían el 61%) recibieron una acción de la nueva compañía Syngenta por cada una de sus acciones, y los de AstraZéneca (que controlarían el 39%) recibieron una acción de Syngenta por cada 40,83 acciones.

La nueva compañía estableció su sede en Basilea (Suiza) y cotizó en las bolsas de Suiza, Londres, Nueva York y Estocolmo. Los hasta entonces máximos dirigentes de cada división pasaron a ocupar los dos primeros escalones de la nueva compañía, Heinz Imhof como presidente y Michael Pragnell como director ejecutivo (en la imagen).

Las ventas iniciales de Syngenta alcanzaron en ese momento los 7.900 millones de dólares, situándose como Nº 1 mundial en agroquímicos y Nº 3 mundial en semillas. Con presencia en más de 100 países, disponía de 23.500 empleados (19.200 en agroquímicos y 4.300 en semillas). En la operación, no obstante, no se incluyeron ni el negocio de sanidad animal de Novartis ni la participación del 50% que AstraZéneca poseía en la compañía de semillas Advanta (Nº 5 a nivel mundial). En aquél momento, Syngenta en España (heredera de Novartis por una parte y de Zeltia Agraria – ICI Zeltia – Zéneca Agro por otra parte) contaba en nuestro país con dos fábricas (El Prat de Llobregat, Barcelona y Porriño, Pontevedra), plantillas de 306 y 158 personas y un centro de I+D de Novartis en Almería.